lunes, 7 de septiembre de 2009


El Gobernador
Doctor. José Gálvez
(1851-1910)

Nace en la ciudad de Santa Fe el 8 de Junio de 1851. Su abolengo lo entronca con linaje de Don Juan de Garay de quienes desciende en línea directa después de nueve generaciones.
Sus padres: Toribio Gálvez y Quintina y Margarita Siburu.
Inicia sus estudios secundarios en el colegio de la Inmaculada de los P. P. Jesuitas; descuella su personalidad en la academia literaria y obtiene su Título de Bachiller en 1868.
Se inicia luego en la carrera de derecho y a la vez en un modesto empleo en el departamento de Topografía.
Con el título de abogado bajo el brazo- tenía sólo 22 años, escribe en el Diario Unión Nacional y da su adhesión al partido Liberal.
El gobernador Servando Bayo lo designa agente fiscal en Agosto de 1875 y al año siguiente es ascendido a Juez de Paz de Primera Instancia.
Contre matrimonio con Eulogia Rosas y como fruto de este matrimonio nacen sus tres hijos: José, Eulogia y Angélica.
En su casa de la calle Comercio recibe a la sociedad santafesina y no pocos conciliábulos políticos tienen lugar en su biblioteca.
En la cátedra universitaria dicta inolvidables lecciones de Derecho Civil. Años después el gobernador Prestíbero Manuel María Zavalla le ofrece el cargo de ministro de gobierno, cargo que acepta y al que dedica sus mejores esfuerzos mostrando desde tan alta función innatas condiciones da hábil político.
Años mas tarde, en 1883, con motivo de la muerte del Dr. Simón de Iriondo, la política provincial sufre un brusco cambio.
Al desaparecer la figura más prestigiosa del “autonomismo” local, quizás el más fuerte caudillo de su época. Jaqueado el gobierno por la tensa lucha de la oposición a cuyo frente se halla don Nicasio Oroño, decide recomponer sus deterioradas filas. Gobernaba entonces el Doctor Cándido Pujato que en su carácter de vice había asumido el cargo en razón de haber enfermado el Doctor Zaballa.
El núcleo que rodea al Doctor Pujato no tenía la fuerza necesaria para neutralizar comicialmente a Don Nicasio Oroño. Urgido por estas circunstancias el Doctor Zaballa toma el Gobierno. Y, como primera medida, ofrece al Doctor Gálvez el Ministerio de Gobierno, dejando en manos de este la dirección provincial.
Todas las fuerzas opositoras se vuelven contra el joven ministro, pero éste maneja con sabiduría y perspicacia la nave del Estado. Es aquí cuando aflora su auténtica personalidad de estadista y conductor.
Así en la próxima sucesión su nombre se impone sobre todos sus adversarios. Estos eran menos que don Agustín Iriondo que lanza su candidatura apoyado por el Club del Pueblo, y el segundo era nada menos que Don Estanislao Zeballos que representa al partido Constitucional y Liberal.
Gálvez es apoyado Noe el general Julio A. Roca, presidente de la Nación, y triunfa de manera categórica. Así el 7 de abril de 1886 el doctor José Gálvez que contaba con tan solo 34 años de edad, asume en medio de una algarabía general el tradicional sillón de Estanislao López.
Juan M Cafferata y Néstor Iriondo lo acompañan en ministerios claves.
El nuevo mandatario respeta y convoca a la oposición y olvidando agravios comienza su formidable obra de gobierno, apoyado por todos los sectores de la ciudadanía.
Prosigue sin descanso la política inmigratoria, centenares de pueblos y colonias surgen a su paso; reglamenta la venta de la tierra pública. Levanta vías férreas y es denominado “sembrador de rieles”. Hace la primera exportación de trigo a Europa. Ordena el levantamiento de un censo demográfico industrial y agrícola. Funda la Universidad de Santa Fe. Es cierto que en 1868 tenía sus facultades mayores, institución creada por un grupo de progresistas santafesinos con el apoyo firme del entonces gobernador Don Mariano Cabral. Pero se necesitaba una universidad que comprendiera todo el quehacer humanístico-científico. Creada por Gálvez e inaugurada el 30 de abril de 1890 cuando iniciaba su mandato su sucesor Doctor José M. Cafferata. Hoy es la universidad del Litoral. Gálvez fue su civilizador “no blandió un sable, ni jamás fue conspirador”.
Luego de terminar su mandato fue elegido senador nacional y allí en Buenos Aires quedóse a vivir el resto de sus días, aunque siempre visitaba su ciudad natal, Santa Fe. Fue también ministro del interior del Presidente Figueroa Alcorta. Y el 26 de agosto de 1910 moría en Buenos Aires a los 59 años de edad.
Sus restos descansan actualmente en el templo de la Inmaculada de la ciudad de Santa Fe.
En su honor nuestra ciudad ostenta el nombre de Villa Gobernador Gálvez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada